Breve investigación sobre la palabra Llanca JORGE ARAVENA LLANCA

YANKA UN DIOS HITITA ES EL LLANCA DE PICHILEMU

Sobre la palabra, apellido y nombre de un Dios mitológico

Breve ensayo etimológico, toponímico y genealógico.

 

 YANKA UN DIOS HITITA

ES EL LLANCA DE PICHILEMU

  

BERLÍN, 25 DE JUNIO DE 2013.

 

Zecharia Sitchin, a partir de las tablillas encontradas, entre 1830 y 1950 más o menos, en Nínive, Babilonia, Ur, Susa, Tell Asmar, Mari, Nippur, Uruk Lars, Telo Layash, Hassuna entre los ríos Éufrates y el Tigris, territorio del Medio Oriente, hoy de nombre Irak, en textos antiguos sumerios, asirios, babilónicos e hititas, en este orden de descubrimientos, descifrados de las escrituras y el idioma de los mesopotámicos, tuvo que transcribir, transliterar y, por último traducir de las tablillas sumerias encontradas en diversos lugares de las destruidas y, casi totalmente desaparecidas ciudades, toda la historia transcurridas seis mil años antes de Cristo.

 

A partir de los textos antiguos, con la arqueología, la mitología y la lingüística comparada, este autor entreteje el relato de los orígenes de la humanidad y documenta la intervención extraterrestre en la historia de la Tierra.

 

Centrándose en la antigua Sumeria, revela en más de 15 libros, con extraordinaria precisión, la historia completa del Sistema Solar según la versión de los visitantes procedentes del planeta Nibiru que, en su órbita al girar, pasa a corta distancia de la Tierra,  entre Marte y Júpiter, cada 3.600 años.

 

En la página 76, 77, 78 del primero de la colección “Crónicas de la Tierra”“EL 12 PLANETA”, el autor hace mención a diversos Dioses entre ellos al Dios Hitita Yanka, 3.440 años antes de Cristo, que representa una serpiente, que es una simbología del ADN, estructura de la molécula de la vida, una larguísima y compleja doble hélice que fue denominada ácido desoxirribonucleico o ADN, descubrimiento con el que Francis Crick obtuvo un Premio Nobel, como codescubridor.

 

Con esta alusión serpentina del Dios Hitita serpiente Yanka, dan a entender, sobre esta estructura de la vida, que ellos, estos extraterrestres hicieron una manipulación genética creando así a la especie humana.

 

El Dios Yanka, en la Biblia judía-cristiana, es el símbolo de la serpiente, esa figura serpentina semejante al ADN, que sedujo a Eva con la historia de la manzana y ésta a Adán, para que concibieran, crearan, también ellos como dioses y tuvieran descendencia humana, hecho que dejó fuera de control y se compartió con Jehová. Aconteció en el Génesis y por ello fueron inmediatamente expulsados, por la cólera divina, del paraíso, convirtiéndose, Adán y Eva, en los primeros exiliados de la historia.

 

Variadas son las palabras que, con su grafía griega, latina y la fonética que le corresponde de la traducción del sumerio, resultan conocidas y familiares a nuestra vista y oído como presentes en todo el Medio Oriente, Europa, especialmente en España, en Latinoamérica y, de nuestro interés en Chile, más precisamente en la ciudad balneario de Pichilemu en la Sexta Región, como una palabra, supuestamente, procedente de la lengua india mapuche.

 

Por cambios fonéticos en diversas lenguas tenemos del nombre Yanka, diferentes pronunciaciones y grafías:

Del germano, con sus cambios de prefijos prostáticos: Hans, Johannes.

En noruego: Jens,.

En inglés nos da John.

En hebreo es Yanqa que deriva de Johanan o Juan.

En Polonia Yanka, Yanko Juanita y juanito.

Ivan en Rusia.

Lancia en Italia.

Juan en español.

Yanky en EEUU, que es Juanillo

Llança en Cataluña.

y Llanca en mapudungun.

 

En hebreo bíblico, Juan es una palabra tomada por los profetas, de donde proviene esta denominación tan requerida como patronímico y, simplemente Juan, viene a su vez de Júpiter dios griego, de sus predecesores los antiguos cretenses los “Hombres del Mar”. 

 

Juan o Yanka, es supuestamente, uno de los nombres judíos más numéricamente extendido en el mundo entero. Naturalmente con la ayuda del cristianismo que instituyó la palabra dándole suma importancia por ser Juan uno de los evangelistas.

 

Todas estas grafías significan, por el camino bíblico simplemente, repetimos, en español Juan, que a la vez da lanza, la tercera persona del singular del verbo lanzar;  a la vez, más precisamente por abundancia, en que este sonido transita, uno de los ángulos del triángulo de la punta de la lanza, a la vez un ángulo del ojo de Jehová, figura y contenido tomado por los hebreo de los egipcios, donde es el ojo del dios Ra. Los otros dos ángulos son junto con Johanan –Yanka o Juan––Jehú y Josué librados a la formación de nombres propios teofóricos, de acuerdo al psicoanalista Sigmund Freud, quien apoya su criterio y afirma que, “ningún escrúpulo, sin embargo, podrá inducirnos a eludir la verdad a favor de pretendidos intereses nacionales”.

 

La lanza es un arma, un objeto alargado, serpentino o serpiente, que lanzaba Júpiter con su consabida cólera arrasando naciones enteras, sus bosques y ciudades, pero desde la antigüedad, ya con carácter de mitos,  significando –como anotamos antes–, simbólicamente, la estructura de la molécula de la vida, el ADN, denominación del ácido desoxirribonucleico.  La serpiente se conserva como el conocimiento en el logotipo de la medicina universal.

 

En términos científicos se da en lingüística, como aceptado que la “Y”, prefijo de Yanka, como sonido fonético es la misma grafía en “H”, “J”, “I”, “Ch”, y en Italia solamente “L” con la pérdida de una l, y en España con doble l es “Ll”. La “K” sumeria, a la vez germana, en español es “C”.

 

En el libro mencionado arriba, además de Yanka, advertimos en los libros antiguos, tanto de los Sumerios como de los hebreos, especialmente en Flavio Josefo en sus Etimologías Judías,  otras similitudes fonéticas que reconocemos en nuestra grafía de la toponímica latinoamericana y especialmente en Chile. Anotamos tan solo algunas.

 

Til>misil: Til-Til pueblo en Chile.

Mala-chimen>Guate-mala: país centroamericano.

Yapa>dios hindú: en Chile dar un añadido a lo que se entrega.

Atta<padre compuesto en toponimias como Atacama y otros.

Cama es una etnia, los camita del África que emigraron hacia la actual Turquía hace más de 30 mil años.

Gilgamesh>separadas las dos sílabas dan dos apellidos: Gil y Games.

Mina>medida y cantidad de oro o plata extraída de las minas de los sumerios.

Meso-poto>denominación griega por Mesopotamia: en Chile poto las asentaderas o culo.

Yancan>ciudad.

Ay o Haai (ruina) ciudad cerca de Betel en Asiria 1923 años antes de Cristo: lamento muy utilizado en el habla coloquial y en el cancionero desde el norte al sur del continente americano.

Susa igual a xuxu: pronunciación hispana más precisamente Gallega, en Chile vagina. Parva>lugar del desayuno del campesino sumerio: en Chile, acumulación de la paja del trigo.

Monte Paran>Lugar glorioso de los Dioses, que ha dado Para-guay, Pará, Para-món, Para-ná y otras variadas denominaciones en toda américa.

Chasqui>pequeño pez el único que le ponía freno y a quien teme Leviatán: entre los quechuas quien transportaba peces frescos para sus reyes ganando largas distancias.

Pirqe (Rabbenu Haqadosh)>topónimo en Chile.

Meca>medina de Arabia Saudi: en Chile mierda.

Petrel>ave que vivía entre las piedras.

Mauli>ciudad fundada por Caín: en Chile Maule, en Alemania trompa de un perro rabioso.

Gosén>desierto en Israel: apellido materno de Salvador Allende presidente de Chile.

Lajay>pozo de agua, en Chile un lago sin el sufijo “y”.

Jacob>Jako, Jago, Diego, Jackelin que dio Sant-iago, capital de Chile, y con más de 3.400 referencias en toda América y España.

Aqueo>grupo perteneciente a los Cananeos, una de las tantas etnias con las que se conformó el grupo autodenominado israelita.

La palabra Yanka, con su eterno sonido y la grafía hispana en Chile forma parte, entre los indios mapuches de la designación de piedras verdes a las que le daban valor de cambio, y en la actualidad de apellidos compuestos como Llancaqueo: en términos bíblicos, posterior al de los Sumerios, da Juan el Aqueo; en mapudungun abundan las formas duales como: Llancamil: Juan Emilio; Llancaleo: Juan León;  Levillanca: Juan Leví el sacerdote de Moisés; Llancaman: Juan Hombre, etc., etc., etc. A nuestro criterio formas tomadas de los conquistadores que introdujeron en la lengua mapuche muchas de sus palabras, designaciones y términos de carácter religioso para identificar al dios cristiano.

 

Colo, danza milenaria, en la Historia Natural de Plinio el Viejo, donde el principal bailarín cojea, en alusión a Jacob que tenía el tendón cortado y cojeaba: en Chile con la clásica repetición de la palabra en colo-colo, da el nombre de un mapuche histórico,

Peres nombre bíblico en alusión a que Tamar, mujer de Judá, tenía dos mellizos en el vientre. Uno de ellos sacó la mano por su vagina y la partera le ató una cinta escarlata alrededor de la muñeca diciendo: “Éste a salido primero”  Pero entonces el niño retiró la mano y fue su hermano el que salió primero. Ella dijo: “¡Cómo te has abierto brecha!” y le llamó Peres, porque el recién nacido, rompió primero el perineo vaginal –perineo es palabra aramea lengua que dio origen al griego clásico–, detrás salió su hermano en cuya muñeca brillaba la cinta escarlata, y le llamó Zéraj: en Israel, toda España y América, Pérez es un apellido de los más frecuentes.

 

En todos estos libros antiguos en las tablillas de los Sumerios, reescritos recientemente por Zecharia Sitchin, como en viejos documentos bíblicos consagrados o apócrifos, abundan palabras cuya consonancia se repiten –¿será tan sólo como una extraña curiosidad?–, en la toponimia y la onomástica de toda América, aunque con mucha más insistencia en Chile.

 

Estas semejanzas nos llevan a fundamentar que los exiliados de la Santa Inquisición Española-Vaticana, en 1492, llegados con Colón en el descubrimientos del Nuevo Mundo, eran fundamentalmente en número, sapiencia y permanencia colonial en América, judíos–hispanos, escapados de la hoguera del cristianismo Católico, por reafirmarse en sus creencias religiosas con la firmeza de quien sabe que está en la verdad en la creencia de un Dios único.

 

De ellos, estamos afirmando con énfasis, que el mestizaje de los chilenos es judío-mapuche, aunque sin ningún reconocimiento dentro de las reglas familiares de la genealogía del judaísmo, pues se es judío por el vientre materno, no de parte del semental macho. El judío nace no se hace. Los judíos-hispanos llegaron solos y fueron las indias las que satisficieron sus apetitos carnales, al punto de darle al mestizaje de las etnias indígenas de todo nuestro continente, la impronta de ser medio semita-judío, con la sangre del revoltijo de los grupos asiáticos que componen el conjunto, no solo de Chile sino de toda América.

 

Valga este cruzamiento entre judíos e indígenas, para darle a la etnia chilena una característica propia, valiosa en cuanto a que a mayor cruza de sangre entre seres del reino animal, mayor inteligencia y capacidad de supervivencia.

 

Pichilemu, por Llanca, apellido y palabra designación de “cosa” –las piedras llancas–, es el portador de uno de los misterios etimológicos más interesante de toda el habla castellana.

En Chile, otro mérito además de su belleza, del mar, del surf y la calidad humana de su gente.

 

Jorge Aravena Llanca

Berlín, 25 de junio de 2013

1967 El Fotógrafito.
1967 El Fotógrafito.
Delante de La Puerta de Brandenburgo
Delante de La Puerta de Brandenburgo 2002
DELANTE DEL CASTILLO DE FRIEDERICH EL GROSSE. 2002
DELANTE DEL CASTILLO DE FRIEDERICH EL GROSSE. 2002
Visita de Jorge Aravena Llanca a la Biblioteca Pública Municipal de Pichilemu, marzo 2013.
Visita de Jorge Aravena Llanca a la Biblioteca Pública Municipal de Pichilemu, marzo 2013.
Jorge Aravena junto a Roberto Cordova C. Alcalde de Pichilemu en feria costumbrista en Pañul, octubre 2013.
Jorge Aravena junto a Roberto Cordova C. Alcalde de Pichilemu en feria costumbrista en Pañul, octubre 2013.
Parque Agustín Ross de Pichilemu
Parque Agustín Ross de Pichilemu
Vista a la Playa desde Plaza Arturo Prat de Pichilemu
Vista a la Playa desde Plaza Arturo Prat de Pichilemu
Playa de PUNTA DE LOBOS a 6 Km al sur de Pichilemu
Playa de PUNTA DE LOBOS a 6 Km al sur de Pichilemu
Jorge Aravena Llanca, con la destacada Sra. Rita Polanco. 2012
Jorge Aravena Llanca, con la destacada Sra. Rita Polanco. 2012
Jorge Aravena Llanca, junto a tres amigos de Pichilemu, Cesar, Guillermo Pulgar y José Luis Arraño. 2012.
Jorge Aravena Llanca, junto a tres amigos de Pichilemu, Cesar, Guillermo Pulgar y José Luis Arraño. 2012.
Jorge Aravena LLanca, con su primo hermano Lalo Morales Llanca, su hijo y un nieto. 2013.
Jorge Aravena LLanca, con su primo hermano Lalo Morales Llanca, su hijo y un nieto. 2013.
Jorge Aravena Llanca. representa a Chile, como una de las 150 nacionalidades que viven en el crisol cultural de Berlín. Alemania
Jorge Aravena Llanca. representa a Chile, como una de las 150 nacionalidades que viven en el crisol cultural de Berlín. Alemania